Follow by Email

viernes, 25 de noviembre de 2011

Bloguera desde el movil

!Como avanzan las tecnologias ahora puedo ser bloguera desde el movil, me gusta lo unico malo es la pequeñez del teclado, pero salvando ese pequeño detalle esta bien, asi puedo ir contando mis cosas en el momento casi que acontecen jaja, vamos con una mañana soleada en la sierra?


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Novias Vintage de CerezoHair Brides

Una agotadora y maratoniana jornada en El Esquileo que ha dado ya unos resultados gráficos impresionantes, mas de un mes intentando que todo estuviera a punto para ese día 
Contamos con la inestimable colaboración de los fotógrafos Belen, Mara, Tony y Javier,





A traves de Javier  contactamos con sus tres amigos fotografos y...... tormenta de ideas...han salido unas fotos preciosas.

Gracias a Luisa Peñalosa que nos dejo hacer las fotos en un marco incomparable, El Esquileo 

La Casa-Esquileo de Cabanillas del Monte, construida a finales del siglo XVIII, es la única casa de esquileo que se conserva intacta, de entre las muchas que hubo en el pasado en los territorios del Reino de Castilla. Y es precisamente el hecho ser la última de las casas-esquileo en pie lo que la ha convertido en monumento de interés cultural.

En estas instalaciones, unión de palacetes rurales e instalaciones industriales, situadas a lo largo de las grandes cañadas reales, se realizaba la tarea de despojar de su vellón de lana a los rebaños de ganado merino trashumante, cuándo éstos alcanzaban la Meseta Norte en el mes de mayo, tras rebasar el Sistema Central, para luego dirigirse a los agostaderos de las sierras segovianas, sorianas y leonesas.

Conservada a lo largo de más de doscientos cincuenta años por sus propietarios a través de generaciones sucesivas, la Casa-Esquileo guarda su antiguo y discreto encanto, siendo hoy en un lugar idóneo y singular para la celebración de todo tipo de eventos"







Contamos con la colaboracion de Flores con Mimo, fue todo un gusto ver la rapidez con la que Mimo y Macarena hacían ramos  de novias a cual mas originales y adornos florales para las distintas estancias y sitios donde se montaba el shooter.

Y ademas nos presto para la sesión unas joyas de vestidos de novia, pudimos apreciar la belleza de un Balenciaga de los años 70 precioso, que delicadeza. y un impresionante diseño mas actual de Hannibal Laguna.












Los vestidos de novias totalmente vintage hicieron las delicias de todos, mi favorito fue un Balenciaga de los años 70 y que hasta que no lo vi puesto  no imagine lo precioso que quedaba, cobraba vida en nuestras modelos, lo llevaron Marta y Beatriz cada una le dio  un estilo diferente  y original











              Y contamos con unos colaboradores excepcionales:


    la inestimable ayuda de la estilista Gema de Kachorrito Makillado 




  
                                        

                                       Raquel Alvarez Make-up




                                         Elena Perez Make -up





                      
                              Algunas de nuestras alumnas






Y ahora a través de la mirada de nuestros fotógrafos, Belén, Javier, Mara y Tony, vamos a volver al pasado....... en un mágico lugar.....






















































Vestidos: Balenciaga vintage, Hannibal Laguna y vintagecollection.es
Localización: El Esquileo
Modelos: Marta, Sara, Beatriz. Anna, Patricia, Eva, Annita, Lorena y Alba
Fotógrafos: Javier Herrero Valle, Tony Yague, Mara Y Belen Antequera
Maquillaje: Raquel Álvarez Díaz , Elena Perez,  para CerezoHair Brides
Peluquería y Make-up : CerezoHair Brides

Estilismo: Kachorrito Makillado
Flores y Tocados novias: Flores con Mimo
Tocados invitadas: MADEMOISELLE CUPCAKE

www.bodasconmimo.com

Impresiones del curso de jabones


Hooooola Elenaaaaaa.
Quería contarte una experiencia que he vivido uno de estos días pasados. ¡Viajé en el tiempo! Como lo oyes. O mejor como lo lees. De pronto me trasladé a los orígenes de la química, a la alquimia medieval, e incluso a la de antes. Jo,  que interesante.
Ya sabes, querida amiga, que la alquimia es una protociencia, es decir, una ciencia inicial, en comienzos, mezcla de filosofía, química, medicina, astrología, misticismo… y arte. Y tal vez algún ingrediente más. Delante de mí se reprodujeron artes, ciencias y magias que los alquimistas practicaban en sus “laboratorios”, a veces de forma secreta.
Según parece incluso renombrados científicos como Newton o Boyle fueron alquimistas, y sobre la base del fuego y mezclando sustancias elementales como mercurio, azufre, sal, etc., intentaban convertir metales en oro, o descubrir la “panacea” ese remedio de todos los males.
Ya ves, querida Elena, que la búsqueda de la salud y la belleza ha sido un argumento constante en la historia de la alquimia. La fuente de la eterna juventud o la panacea son signos de ello. La inmortalidad, es el fin que persigue la cosa.

Pues bien, querida amiga, nada menos que en la ciudad de Segovia, romana y medieval donde las haya,  hay nuevas alquimistas que persiguen el mismo fin: la eterna juventud.
De pronto, ante mis ojos no aparecieron viejas redomas, vetustos alambiques u hornos extraños, sino productos como vasijas de vidrio, plásticos, minipimer y microondas. El signo de los tiempos, Elena. Pero la alquimista en cuestión, bien merecía una estancia más apropiada para su magia.
La vieja idea de la juventud y la inmortalidad estaba allí, transformada ahora en jabones y cremas. Te contaré.
La alquimista, Zoraida Cerezo Martín, que tiene tus mismos apellidos, por extraño que parezca, era una preciosa joven que nos explicaba con paciencia y lujo de detalles, y mostraba a la vez, cómo se hacían los jabones. Jolín, Elena, hay jabones para todos los gustos, más refinados o no, con más espuma o menos, con olores a los perfumes más exquisitos, colores diferentes, para manos, fregazas, cara, cuerpo… Me pareció de una belleza extraordinaria ver a nuestra joven alquimista pesando en una basculita electrónica cada uno de los productos, porque la mezcla de ellos debe ser cuidadosa en sus proporciones. Nuestras viejas mantecas de cerdo, cordero, y mil potingues más, a cual más prosaico, se convierten por  mor de la alquimia moderna y en las manos de Zoraida en un jabón maravilloso, con colores y olores tan fragantes y magníficos que tanto valen para uso como disfrute de su sola visión. 

Ríete de las cantinelas de pieles finas, manos ásperas, aloe veras y demás zarandajas. Aquí querida Elena, está la realidad de las cosas, vista y pesada. Sencillamente maravilloso. Todo el proceso fue explicado y llevado a cabo a la vez por esa maravillosa alquimista moderna segoviana.
Y no veas los potingues cremeros. Osease, las cremas. Mi querida amiga, si un jabón nos evoca efluvios exuberantes y limpiezas delicadas, o no, que para todo hay, no veas las cremas. Aquí sí que sí, amiga mía.
La meticulosidad y rigurosidad de las mezclas y productos es sabiamente explicada y llevada a cabo por la alquimista a vista de los presentes. Es una cosa peliaguda, mezclar productos. Hay que enterarse bien del asunto, porque de lo contrario puede ser peligroso. Eso sí, todos los productos son naturales. Y de la naturaleza, Elena, poco debemos temer. Si hay jabones para todo, las cremas anti arrugas, anti celulitis, refrescantes, hidratantes, para la cara, las manos, el cuerpo… En fin, hay cremas para todo.


Yo no sé Elena, por qué estas cosas tan ciertas y verdaderas no están en venta al público. No tienen marca, no tienen publicidad, pero son de una solvencia que para sí quisieran las sofisticadas y carísimas cremas que nos venden
En fin, querida amiga, no quiero extenderme más, pero al terminar la sesión, me vino de golpe la vida actual, y el frío, y la humedad, y la contaminación, y las prisas, y tantas cosas… y volví a las cremas y jabones de la sabiduría antigua, aquella que anhelaba la eterna juventud. Será imposible, pero… hay que ver cuánto ayuda.
Además, los ojos de la alquimista, me parecieron bellísimos. ¿Qué cremas usará? Tengo que averiguarlo y hacerlas yo misma.
Un saludo de tu amiga,
                                                                   Valeria.